¿Qué es y cómo funciona la microdermoabrasión?

Es un tratamiento estético que busca mejorar el aspecto de nuestra piel, la ayuda a rejuvenecer gracias a la exfoliación que realizan los microcristales de diamante eliminando las impurezas y células muertas más profundas en la piel.

Durante el tratamiento, inicialmente los microcristales realizan la exfoliación profunda, luego una aspiradora absorbe todas esas impurezas.

Beneficios de la microdermoabrasión en la piel

  1. Gracias a la profunda exfoliación la piel estará más brillante, luminosa y suave.
  2. Es una técnica excelente y recomendada para eliminar puntos negros.
  3. Ideal para reducir las arrugas y líneas de expresión y retrasar la aparición de nuevas arrugas.
  4. Ayuda a reducir el tamaño de los poros.
  5. Puede mejorar la apariencia de manchas, cicatrices y estrías.
  6. Mejora el flujo sanguíneo del área tratada.
  7. Debido a que mejora la circulación del rostro, también activa el drenaje linfático.
  8. Es un tratamiento recomendadísimo para pieles con acné, eso sí, no se debe usar en casos de acné activo.
  9. Al aumentar el flujo sanguíneo, se aporta más nutrientes y oxígeno a las células, lo que estimula la producción de colágeno y elastina, es decir que nuestra piel estará más firme y joven.
  10. Reduce los efectos negativos como el envejecimiento, que tiene el exceso de exposición al sol en la piel.
  11. Los productos que uses en tu rutina de belleza tendrán un mejor efecto en tu piel ya que pueden penetrar en capas más profundas.
Te puede interesar:  😤 ¿POR QUE SE LE GRITA A UNA PERSONA CUANDO SE ESTA ENOJADO?

Sesiones y precio

La microdermoabrasión se puede realizar en cualquier momento del año, aunque se recomienda hacerlo cuando las temperaturas no son altas, como en otoño e invierno. Antes de realizar el tratamiento se puede indicar al paciente que se aplique ciertas cremas unos días antes para maximizar su efectividad. Además, antes de aplicar la microdermoabrasión se debe realizar una prueba de alergia al cristal de los cabezales.

Una vez se ha realizado el tratamiento hay que evitar exponerse al sol y usar protector solar diariamente. Como efectos secundarios, las zonas sensibles del rostro (alrededor de los labios, cerca de los ojos y la nariz) suelen quedar rojas, pero la molestia desaparece a las pocas horas.

Las sesiones se suelen llevar a cabo cada 10 o 15 días. La duración de cada una de ellas dependerá del área a tratar, pero oscilará entre 20 y 30 minutos. Para obtener unos resultados duraderos se necesitan al menos 5 sesiones, pero se deben realizar hasta 10 en función del problema que se esté tratando. El precio del tratamiento dependerá del número de sesiones que se lleven a cabo y de la zona en la que se aplique.

Comparte en tus redes sociales

Dejar un comentario